martes, diciembre 18, 2007

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA .........

Somos (soy) inconformistas por naturaleza.


El otro día corriendo por la magnífica montaña de Collserola se me ocurrió escribir éste post. Para los que no seáis de Bcn o no la conozcáis, Collserola es el pulmón de la Ciudad Condal, un Parc Natural que hace las delicias de los que vivimos cerca. Se llena de bikers, senderistas y corredores todos los días pero especialmente los fines de semana.

Siempre hay un camino que no has cogido nunca antes, un sendero que intuyes donde te puede llevar pero que luego acaba en un sitio nuevo. Y eso que hace años que la recorro.



Me voy de tema, porque de lo que quiero hablar es de material, de material caprichoso en la mayoría de ocasiones.

Si puñetera falta que me hacía comprarme hace unos días un GPS Garmin. Gastar por gastar, pero la carne es débil y siempre he considerado que la vida se compone de pequeños caprichos y autodetalles como este.

El aparatito es la ostia. Un gadget como lo llaman ahora, que te da más información de la que necesitas. Es como cuando te compras un teléfono móvil de esos que tienen 50 funciones pero que sólo conoces y usas 8, o cuando te compras un coche con X extras de los cuales sólo necesitas X-Y.

Pues bien, corriendo iba yo muy chulito con mi nuevo juguetito GPS Garmin, mi mp3 de varias Gbs, mi Polar RS800 con sensores en el pecho y en la zapatilla, y además mis Brooks Glycerin 5 con excelente estabilidad e inmejorable amortiguación, las mallas técnicas y camiseta interna Dry Fit, paravientos de Gore-Tex y guantes y gorro Wind-Stopper. No hacía día de sacar las gafitas de Sol protectora del no sé cuantos por ciento de rayos UV (?).

Está muy bien toda esta parafernalia que llevamos encima, pero a veces nos olvidamos de lo más natural, de las sensaciones de uno mismo, de escuchar nuestro propio cuerpo.

A eso voy, a que con tanto último modelo de todo, parecemos medio robots, y no, creo que no va por ahí el tema.

Me acuerdo al inicio de todo esto, finales de los '80 principios de los '90 (snif,snif), que aquellas primeras Nike Pegasus hicieron un gran servicio y no eran como las zapatillas de ahora. No existía el formato mp3 y los walk-man a cassette era lo que había (una pasada cuando salió el auto-reverse). Si queríamos saber las pulsaciones había que contarlas con la mano en el pecho durante 6, 10 ó 15 segundos. Y si hacía frío, los anoraks del momento o las sudaderas tan de moda, hacen reír viendo lo que tenemos ahora. Si queríamos leer algo del tema había que conformarse con la triste revista Corricolari (tengo un montón por casa de finales de los '80 que guardo como reliquia de cuando sacaban un apartado para el triatlón en cada uno de sus números) o algún libro básico, siempre como los tres deportes individuales, y ya está. No teníamos ni internet (hoy en día nos parece imprescindible y hace muy poquito no la teníamos), ni revistas especializadas, ni libros específicos de triatlón, ni tiendas de material exclusivo. Además, tenemos carreras casi cada semana, sea en forma de duatlones, triatlones, marchas cicloturistas o carreras a pie.

Que gran zapatilla la Pegasus '89 (para su época, claro).

No es un anuncio publicitario. Es una auto-crítica por lo sibaritas que llegamos a ser con este tipo de cosas.

En la bici más de lo mismo. La colección de piezas, e historias diversas que hay por casa y el trastero son para montar un rastro de material de 2ª mano.

Con el título "Aunque la mona se vista de seda ....." quiero dar a entender que el material es importantísimo, pero menos que una buena planificación de entrenos hacia el objetivo, una buena nutrición, un buen descanso cuando toca y un buen ambiente de motivación entre compañeros o auto-motivación en el día a día y en los entrenamientos en solitario y a deshoras. El cocktail de todo esto combinando todos los ingredientes en su justa medida será lo que nos dará el resultado final, sea bueno o malo.



Algunas ruedas que hay por casa. Las Lightweight son del gran http://www.josefajram.com/ y es lo mejor que he visto nunca en ruedas de ese tipo.






Comments (3)

La no tan pequeña Heidi

18 de diciembre de 2007, 14:38

Joder, qué colección. A ver si distingo qué es cada cosa.

Las Hed de palos tienen una decoración cuanto menos peculiar. Como que no conozco personalmente al decorador me voy a limitar a enviarle un saludo (je,je,...). El otro día monté una en mi burra nueva y no me acabó de convencer el resultado estético. Y en este caso la decoración era algo más clásica.

Las de perfil bajo son unas Dura Ace ¿no?.

Las Lightweight deben ser buenas de cojones porque cuestan una pasta gansa.

A la trasera de las ZIPP le has montado el aro ese de quita y pon ¿no?.

Pero la que me tiene mosqueado es la verde, por el diseño de los palos en relación al eje y por ese color que los dibujantes de comic utilizaban antes para pintar a los marcianistos. ¿Qué es eso?

Por lo demás, 100% de acuerdo con lo que comentas.

Por cierto, cuento 9 ruedas ¿No te interesara una más para tener la parejita? Es que tengo aquí una que no sé que hacer con ella y bien mirado, la pinto de verde e igual te sirve.

La verde es una maravillosa Zipp (la 3000?) una pasada de rueda para los ¡clasicos!.
Si leías el Corricolari me leerías a mi cuando escribía en ella.
Un saludo

Buen ojo Aitor. Sí, es la Zipp 3000, maravillosa como tú dices. Tuve dos, una blanca ya vendida, y esta que guardo como relíquia-recuerdo. Me costó una pasta en su éspoca y de 2ª mano.
Sorpresa con lo de Corricolari. Los repasaré cuando los rescate del trastero. Buenos recuerdos.

P